Imponer por imponer

Imponer por imponer

Hace dos días, escribí un artículo, en que reflexionaba sobre la importancia de la sociedad en cumplir las normas, destacando el hecho de llevar siempre mascarilla.

Pues bien, vemos como en Catalunya, se ha ordenado, que sea siempre obligatoria, incluso cuando la distancia social se pueda cumplir e incluso al aire libre.

Parece que lo que escribí y el “miedo” que yo tenía, no ha tardado ni 48 horas en pasar.

¿Abuso de poder?

En mi opinión, la Generalitat, está abusando de su poder totalmente ( y seguramente otras comunidades lo harán). Con esta imposición, que no está apoyada por ningún rigor científico, lo único que están haciendo es hacer servir, la ley, para revocar lo que ellos no han sido capaces de controlar.

Por tanto, se está usando, otra vez a las personas individualmente, coartando sus derechos individuales y dando miedo con la sanción económica, con una norma que ellos saben perfectamente que no es lógica ni útil. Pero tiene una clara connotación de “orden y ley”.

Han visto que la población ha cumplido mucho y sin rechistar la mayoría de cosas que se han ordenado. Pues entonces han decidido, volver a usar este método de prohibición para intentar que el virus se vuelva a escampar por Catalunya.

La culpa siempre es de los mismos

Lo que está pasando mucha gente, pensará que es una chorrada, lo de llevar mascarillas siempre. Pero por favor, hay que pensar un poco, no es una simple chorrada, que tengamos que llevar mascarilla, al aire libre incluso cuando no haya contacto posible con otras personas.

Es una auténtica barbaridad, que la Generalitat, está abusando de poder. ¿Y la cuestión es porque lo está haciendo ahora, en este caso?

Falta de previsión

Vemos que en Lleida hay un rebrote de gran magnitud, en el cual parece ser el brote, el inicio en los jornaleros inmigrantes, qué en su mayoría, han venido a la recolección de la fruta y que están en unas condiciones bastante malas y viviendo en la calle en su mayoría.

Cosa que podían haber previsto, porque ya sabían que era así y darles alojamiento y mejorar su situación para evitar estos que sucedería lo que finalmente ha pasado.

Y la Generalitat, no ha sabido o no ha querido ver este problema a tiempo y actualmente ya está confinada perimetralmente la zona y es probable que se deba confinar totalmente a la población en sus casas.

Y para tapar este error de diagnóstico de la situación, la Generalitat, no quiere proceder a ese confinamiento porque sería reconocer que ha habido errores y por eso se ha llegado a esa situación.

Sobre todo, hay que destacar el papel de los rastreadores de casos, si nos fijamos, Wuhan que son unos 11 millones de personas, hace unos meses tenia unas 9 mil personas dedicadas a rastrear casos.

Pues bien, en Catalunya, que somos unos 6 millones, aproximadamente hay constancia de unas 300 personas dedicadas a este trabajo.

Y si a eso le sumamos la dificultad de rastrear casos en la zona de Lleida con personas que están difícilmente localizables (jornaleros), pues podemos entender un poco mas lo sucedido, aunque lo que estoy diciendo no es la panacea, claro está.

La empatía es un buen aliado

¿Y ante esto su reacción cuál es? Pues pongo más restricciones a la población, (que no se va a quejar) que ya se está portando bastante bien y cumpliendo al 99% las medidas de distanciamiento e higiene.

En conclusión, da la sensación que la Generalitat, no quiere admitir errores de ningún tipo y más cuando ya se ven que se han cometido, cosa que por otro lado puede suceder está claro. El problema es que cuando das unos argumentos de sobradez, en la que se dice que aquí se haría todo mucho mejor respecto a cómo se llevó a cabo por parte de España.

Tal y como insinuaban hace un par de meses en el auge del covid-19, afirmando que aquí no hubiera habido tantas muertes, que el Gobierno de España era irresponsable, etc. Pues bien, ahora, ¿Quién es el irresponsable y el incompetente? Era obvio que podía volver a pasar, pero cuando haces estas afirmaciones y luego sucede lo que sucede, es para hacérselo mirar esa desfachatez

En Conclusión

Y después pasan cosas como el rebrote de Lleida, la verdad que quedan en un lugar muy malo. Y encima para intentar enmendar el error, solo pones la solución que es dar más restricciones a la población.

Esperemos que esta falta de visión en la situación, en Lleida, puedan rectificarla lo antes posible y no vaya a más, porque si no se acaba de controlar y a finales de julio hay un confinamiento, aunque sea perimetral en Catalunya o parte de ella puede tener unas consecuencias catastróficas que yo creo que ni nos imaginamos.

Ya que tener encerrada Cataluña en agosto, puede ser el apocalipsis en todos los términos.

Pero la Generalitat, aunque intente tapar su gestión que tanto deseaba tener, muy probablemente esto le pasará factura en las próximas elecciones, porque la gente,” tonta, tonta no lo es”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *